Categoría:

Descripción

Esta fruta disecada esconde muchos beneficios para el organismo, debido principalmente a que son las menos dulces y las más ricas en proteínas.

Un puñado de damascos secos al día entregan una fuente extra de betacarotenos, sustancias ricas en vitamina A, lo que hará que piel esté más tersa y suave. Por lo demás, su contenido en hierro ayuda a obtener más energía.

Estos frutos secos también disminuyen la absorción de grasas a nivel intestinal, entre ellas el colesterol. Y al consumirlos con un vaso de agua, ayudan a acelerar el ritmo intestinal.

Los damascos secos también multiplican la cantidad de potasio que contienen los plátanos, lo que es beneficioso para viene ideal para quienes retienen líquidos. Pero si una persona está a dieta, lo recomendable es ingerir entre uno o dos al día.

Aunque estos frutos disecados no sólo benefician a quienes quieren lucir mejor, sino que también a los niños, los pacientes con alguna enfermedad oncológica y los deportistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *